Israel: un ejemplo en ciberseguridad

Israel, desde su fundación en el año 1948, ha tenido que luchar contra los países árabes de su entorno, que nunca lo han reconocido como nación. Por ello, se trata de un país con un sector de defensa muy avanzado.
El sector de la ciberdefensa es tan abundante en Israel, que ha desarrollado una importante industria, que incluso exporta ese tipo de soluciones, a países en los cinco continentes.
De hecho, la OTAN, la Organización del Atlántico Norte, ha decidido priorizar la ciberseguridad en su estrategia de defensa para los próximos años, sabiendo que ahí esta el nuevo campo de batalla.

Lo que en un primer momento era una industria de defensa, centrada en el desarrollo de todo tipo de armamento, se ha adaptado a los tiempos, unos tiempos cambiantes, en los cuales internet se ha convertido, también, en un campo de batalla.

Israel, a la cabeza en ciberseguridad

Por ello, y a día de hoy, Israel es uno de los países donde más desarrollada está la industria de la ciberseguridad, donde esa industria se ha convertido en un asunto de estado.

Con ello no hace sino seguir la estela de Google y otras grandes empresas que se han puesto seriamente a investigar como dotar de mayor seguridad a internet y al internet de las cosas.

Se trata de un sector tan estratégico para la nación hebrea, y para su seguridad, que la colaboración entre el sector privado, el público y las Fuerzas de Defensa de Israel, es plena.
El sector de la defensa de la red de redes, en Israel, factura anualmente 5.800 millones de dólares, habiendo convertido la localidad de Beerseba, en pleno desierto del Néguev, en la meca de la ciberseguridad.

Se trata de una ciudad que ha cambiado completamente, donde durante muchas décadas lo único que había eran dromedarios, y que en la actualidad, es el principal centro de ciberseguridad del país de las doce tribus.

Universidad Ben-Gurion, el epicentro

Esta universidad, ubicada en la ciudad de Beerseba, ha sido el embrión de lo que hoy es la industria de la ciberseguridad israelí.

Es en esta universidad, donde se forman las mentes más privilegiadas que tiene el país en seguridad en internet, y en seguridad informática, es el principal centro de estudios superiores en informática y TIC de Israel.

De hecho, muchos de los «cerebros» que allí recalan, egresados de ese centro universitario, son los que luego lideraran las empresas centradas en la seguridad en internet.
En esta ciudad, a 110 kilómetros de la capital de Israel, Tel Aviv, es donde se ha gestado un sistema de colaboración entre la universidad y los centenares de start – up tecnológicas del sector de la seguridad en internet.

A esa conexión en red y políticas de colaboración, se unen también las Fuerzas de Defensa de Israel, que tienen la certeza que los campos de batalla del siglo XXI se desarrollarán en el ciberespacio.

La conexión entre esos tres ámbitos, es tal que, muchas veces, resulta difícil establecer sí nos encontramos en un ámbito universitario, empresarial o militar.

Una preocupación de más de 30 años
Ya hace más de tres décadas, el Gobierno de Israel, entendió que el nuevo frente de guerra, sin desdeñar el puramente militar y armamentista, sería el sector TIC y la incipiente World Wide Web.

Los ingenieros informáticos israelíes, comenzaron a estudiar las amenazas que había en la red, y haciendo un ejercicio heurístico, comenzaron a investigar cuáles serían las futuras amenazas que se desarrollarían en internet.

Ya en esa época, se dieron cuenta de que una de las futuras amenazas, serían lo que ahora se conoce como ramsomware, esto es, virus informáticos que inutilizarían a voluntad, ordenadores y sistemas informáticos.

Seguridad en la red, trabajo para muchas décadas
Todos los expertos auguran, que el trabajo en seguridad informática y en la red, será una de las áreas de expansión económica, durante buena parte del siglo XXI.

En los albores de este siglo, se están multiplicando las amenazas y ciberataques, que cada año que pasa van a más y que, incluso, han llegado a crear una «industria del cibercrimen».

Uniendo eso, a lo avispado que siempre ha sido el pueblo de Israel para todo tipo de negocios, no es de extrañar que, el 20% de las empresas de seguridad en la red, se encuentren ubicadas en territorio israelí.
La seguridad en la red también es extensible a los dispositivos móviles, ahora que Nokia ha vuelto a poner en evidencia lo inseguros que son los terminales Android.

El Estado de Israel es uno de los que más ataques informáticos recibe anualmente, cifrándose en miles, por lo que no es de extrañar que su sector de la ciberseguridad, sea uno de los más desarrollados del mundo.

Los tres pilares de la seguridad informática de Israel


La seguridad informática en Israel, se basa en un conjunto de buenas prácticas, que la experiencia ha demostrado que, son exitosas para la defensa de la presencia del país en internet.

Esas buenas prácticas, entre otras, son tener uno de los mejores escudos de ciberseguridad del mundo, y la colaboración sin restricciones entre universidad, empresa y fuerzas armadas.

Por último, el círculo virtuoso lo culmina el tener una autoridad nacional – casi idéntica al CERT español -, cuya misión es proporcionar seguridad informática a todo el país.
Compartir información entre universidad, empresas de seguridad informática y las Fuerzas de Defensa de Israel, es vital, ya que, valoran los expertos israelíes, es uno de los pilares de la defensa del país.

El 90% de los ataques que se producen contra la ciberseguridad de Israel, ya se ha producido anteriormente, por lo que tener una base de datos común, permite el compartir información vital sobre esos ataques.

Debido a que los golpes de la ciberdelincuencia, la mayor parte de las veces no son originales, cualquiera de esos pilares – universidad, empresas o IDF –, puede tener la solución del problema.
Con una comunicación fluida, hacer frente a las incursiones de los delincuentes en la red de redes, puede ser cuestión de pocas horas, y además, así, cada nuevo ataque queda documentado.

Las IDF, a la vanguardia en investigación en ciberseguridad
Las Fuerzas de Defensa de Israel – IDF en sus siglas en inglés –, son uno de los bastiones en cuanto a ciberseguridad, sobre todo a nivel de monitorización de amenazas.

El Tzáhal, otro de los nombres con los que se conoce a las IDF, también desarrollan una importante labor en lo que tiene que ver con el diseño de herramientas para seguridad informática.

Es tanta la penetración de las nuevas tecnologías, en las Fuerzas de Defensa de Israel, que muchos soldados, después de los tres años de servicio militar obligatorio, acceden a empleos, en la vida civil, que tienen que ver con las TIC.
Los militares de reemplazo, cuando abandonan el servicio activo, llegan al entorno laboral, las más de las veces, con más conocimientos en ciberseguridad que muchos ingenieros informáticos licenciados en prestigiosas universidades.

Haber participado en alguna unidad de inteligencia, durante la «mili», y el haberles inculcado la importancia del trabajo en equipo que en las fuerzas armadas, son una buena manera de «engordar» el currículo.

No es raro que, tras culminar su servicio de armas, los jóvenes israelíes, pasen directamente a trabajar, y con puestos de responsabilidad, en importantes compañías israelíes de seguridad informática.

Accenture abre un laboratorio de I + D + i en la capital de Israel
Bajo el nombre de Cybersecurity R&D Lab, la multinacional irlandesa, abrió sucursal en Tel Aviv, ahora hace un año. Doce meses que han sido muy provechosos para la esta tecnológica.

El laboratorio se encargara del desarrollo de herramientas informáticas, para hacer frente a amenazas, defensa activa y seguridad, y aplicación industrial de IoT.

Las dinámicas de trabajo que se pretenden introducir en el nuevo laboratorio de Accenture, tienen que ver con la economía colaborativa, por lo que será un «toma y daca» de información y tecnología con el sector privado israelí.
Accenture ya colabora estrechamente con empresas israelíes de ciberseguridad, de lo que se encarga y encargará el Accenture Open Innovation Program, con el cual la empresa irlandesa pretende crear un clúster tecnológico.

El internet que nos viene, el Internet de las Cosas, hace necesarias respuestas globales y coordinadas a nivel mundial, para hacer frente a las amenazas.

De hecho, va a ser tan importante, que multinacionales como IBM construirán un laboratorio en Múnich, donde 10.000 ingenieros investigarán sobre Internet de las Cosas.

Internet es, y lo será más, poliédrico, por lo que se hace necesaria también una defensa integral, ante los peligros que pueden provenir de la red de redes.

Fuente: lavozdegalicia.es

You may also like...